26.1.07

Video de Matanzas Comunistas en el Tibet

Comunistas Chinos matando peregrinos tibetanos que intentan huir hacia nepal...


COPENAGUE, 31 de octubre(La Gran Época)-Pierre Maina sentado en un restaurant del aeropuerto de Copenhague, jugaba nerviosamente con su tasa de café mientras buscaba gentilmente palabras para describir su viaje al Tibet.”Fuimos al Tibet el 27 de agosto y regresamos el 12 de octubre. Esta fue mi primera vez en China para unirme a un viaje de escalada en el Tibet”, dijo Maina.

Maina es médico, tiene 47 años y es el jefe de cirugía del Hospital Slagelse Sygehus de Dinamarca, así como también miembro de la Asociación de Montañismo. La asociación cuenta con 400 montañistas aficionados de alrededor del mundo siendo la mayoría de sus miembros de países de Europa occidental. Dos meses atrás, Pierre y otros tres escaladores aficionados daneses se unieron al viaje de montañismo de otoño organizado por la asociación. Planeaban escalar la montaña Cho Oyu en el Tibet.

Cho Oyu está situada en la parte central de los Himalayas, 20 km al oeste del Monte Everest. Es la sexta cima más alta del mundo con una altura de 8.201 metros. De acuerdo a Maina, este viaje a la montaña le dejó una marca indeleble en su psiquis. Nuestra conversación empezó desde esa montaña permanentemente cubierta de nieve, Cho Oyu...


Los escaladores ya habían permanecido en esta altura y fría área por más de un mes, durante ese tiempo tuvieron que sobreponerse a innumerables problemas y severas pruebas. Ellos finalmente alcanzaron el último campamento antes de la cumbre, donde se establecieron y prepararon para escalar hacia la cima. Maina estaba teniendo problemas de enfermedades de altura. Por consiguiente cuando los otros tres daneses y el resto del grupo se dirigían a la cima, Pierre no tuvo más opción que quedarse y descansar en el campamento, el que está a una altura de unos 5.800 metros.

“Nuestra carpa no estaba lejos de la frontera china con Tibet y Nepal. Esta es llamada Nangpa La Pass. Todos los días podíamos ver tibetanos transportando algunas mercaderías a través de la frontera, la mayoría de ellos iban a Namche Bazar en Nepal para vender sus mercancías. Sin embargo, esa mañana ¡todo cambió!” dijo Maina. “El 30 de septiembre, sábado a la mañana, estaba durmiendo en la carpa y de pronto fui despertado por sonidos de disparos. Al principio, como nunca antes había escuchado disparos de armas de fuego, no me di cuenta de que eran disparos. Después de 5 a 10 minutos me puse toda mi ropa y salí de mi carpa. Lo primero que vi fue que a 50 metros de nuestra carpa, algunos tibetanos trataban de correr rápido, y todos ellos parecían como niños. Muchos soldados chinos empezaron a dispararles. Yo vi que la persona que iba más adelante de este grupo fue herida y se desplomó en el suelo”, recordó Maina.

Maina no sabía qué pasaba en ese momento, entonces caminó hacia otra carpa del campamento. Los cocineros, dos tibetanos y cinco nepaleses estaban allí. A través de su introducción, él después supo que un grupo de tibetanos estaba tratando de a atravesar la frontera para ir a la India a encontrar refugio en su líder espiritual, el Dalai Lama. Con orden de detenerlos, los soldados de frontera chinos les dispararon. “Ellos me dijeron que los tibetanos normalmente no tienen permitido cruzar la frontera, y no pueden obtener un permiso para dejar el Tibet. Solo algunos tibetanos tienen permitido vender artículos en Nepal”.

Maina, luego de atestiguar el tiroteo, estaba tan consternado que no podía emitir una palabra. “En ese momento no podía comprender que había pasado. Todo parecía ser simplemente increíble”, dijo él.

“Mas tarde, cuando estaba hablando con un rumano de otra carpa sobre el tema, me di cuenta que me había convertido en testigo. Esta fue una masacre, pero las victimas no tenían armas y ninguna capacidad para defenderse. Ellos solo podían tratar de correr. Así y todo, en un terreno glaciar abierto totalmente, no hay lugar para esconderse. La mayoria de los fugitivos tibetanos eran jóvenes. Me dijieron que dos de ellos eran solo adolecentes”. Recientemente, el exiliado gobierno tibetano anunció que en este incidente, de entre 77 personas, al menos dos niñas fueron disparadas a muerte. Una tenía 14 años y la otra 17.

Otras 20 personas fueron arrestadas y se enfrentan al encarcelamiento. Actualmente, todavía no se sabe exactamente cuantas personas perdieron sus vidas ese día. Maina luego se enteró que los tibetanos de ese lugar viven una vida extremadamente pobre. Sus hijos tienen difícilmente una oportunidad de recibir una educación; además, ellos no tienen ningún tipo de libertad religiosa. En orden de garantizar que sus hijos tengan un buen futuro, muchos padres corren grandes riesgos para enviar a sus hijos con un “cabeza de serpiente” que los ayude a cruzar la frontera para encontrarse con el Dalai Lama. Este es el por qué la mayoría de los grupos de refugiados son jóvenes o incluso niños. Esta forma de escape normalmente ocurre durante el invierno, cuando los guardias que custodian la frontera son menos. Cada año más de 2.500 refugiados tibetanos cruzan la frontera ilegalmente. Hasta hoy, de seis millones de tibetanos, más de 130 mil escaparon exitosamente a la India o Nepal.

Luego de su regreso a Dinamarca, Maina vio en la TV que el régimen chino alegó que el incidente fue un caso de defensa propia, aparentemente porque los soldados chinos estaban bajo ataque. “Pero, el rumano Sergiu Matei que estaba conmigo en ese momento es camarógrafo para un canal de TV rumano. El filmó el evento completo del tiroteo. Un canal de TV danés compró ese video y lo transmitió en TV2 y DR. Estos videos cuentan la historia completa de cómo el crimen fue cometido, y ponen al descubierto lo que el gobierno chino argumenta como “defensa propia de la seguridad de la frontera”, dijo Maina.

“En el video, puedes ver que los soldados comunistas chinos se pararon y dispararon. ¿Por qué se pararon? Si te están disparando, te vas a esconder, no a parar. Puedes ver claramente que los soldados chinos se pararon y abrieron fuego. Por el video, no hay ninguna evidencia que pruebe que los tibetanos estaban atacando a los soldados”, refutó Maina.

“Todo el mundo puede ver el video en internet en www.mounteverest.net " sugirió Pierre.

Este corto video claramente registra el incidente ese día. Con el suelo cubierto de nieve, más de 20 refugiados tibetanos caminaban alineados con gran dificultad. Súbitamente, uno de ellos, que caminaba al frente, tambaleó y luego se cayó al suelo. La cámara se mueve hacia un soldado chino que estaba abriendo fuego. Los tibetanos no se detuvieron a pesar de los disparos. Ellos ni siquiera se dieron vuelta, en lugar de eso eligieron caminar hacia delante rápidamente. Justo después, tres soldados chinos se acercaron a un refugiado tibetano en el suelo. Examinaron el cuerpo por un tiempo, luego se dieron vuelta y se marcharon sin ninguna emoción. Por su comportamiento, de seguro que el tibetano en el suelo ya estaba muerto. El video también muestra un soldado chino fumando y tomando una siesta luego de “completar la tarea” y a un refugiado tibetano que se escapó para esconderse en los baños del campamento de los escaladores.

“En la noche, después de obtener comida y ropa de los escaladores, este refugiado tibetano continuó con su aventura de cruzar la frontera. No se si tuvo éxito”, dijo Maina con preocupación. “Algunos soldados chinos vieron que nosotros atestiguamos sus disparos porque no estábamos muy lejos. Pero ellos no detuvieron los disparos de ninguna manera, casi como si no estuviéramos alrededor”. “El segundo día, un gran grupo de soldados llegó. Aparentemente, estaban buscando el cuerpo muerto. Esos soldados sin emociones tiraron el cuerpo dentro de las grietas en el rio de hielo. No les importó que los estemos mirando”, recordó Maina, mientras se acrecentaba su tristeza.

“Antes, escuchaba que los problemas de derechos humanos en China eran muy serios. Pero en la sociedad occidental, mucha gente está diciendo que China se está volviendo mejor. Esta vez yo atestigüé cómo el régimen comunista chino trata a los refugiados tibetanos. Estaba shockeado. Me di cuenta que la situación en China de hecho no había mejorado.”

Debido a la enfermedad de las alturas, Maina no fue capaz de alcanzar la cima. Sin embargo, luego del tiroteo, él venció su propio miedo y se paró firmemente. Desde su regreso a Dinamarca, recibe llamadas constantemente. Muchos medios dentro y fuera de Dinamarca lo están contactando para hacer entrevistas.

Cuando le pregunté a Maina si se siente asustado, dijo, “Si, tal vez tenga miedo de ir a China. No se que cosas extrañas pueden pasar”. Pero Maina no vaciló y optó por contar su propia experiencia al público. Dijo “occidente todavía no sabe que está pasando en China. La gente tiene que saber la verdad. Si puedo hacer aunque sea un poco, lo haré”. Luego que Maina expuso la matanza, no solo obtuvo el aliento y el apoyo de su esposa, también recibió muchos mensajes de apoyo de sus amigos. “Escuché a mucha gente discutiendo de cómo boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing 2008”, dijo Maina.

La elección de Maina de contar lo que vio generó una gran reacción en la sociedad danesa. El gobierno danés dijo que trataría este incidente seriamente y presionaría al régimen chino.

Cuando le pregunté sobre sus planes futuros, Maina dijo que continuaría apoyando a los tibetanos. “Si el gobierno danés me necesita para hacer cualquier cosa para ayudar, trataré de hacer lo mejor que pueda por hacerlo”, respondió con sencillez.




Después de disparar a los tibetanos, los soldados chinos caminan entre las carpas de los escaladores. (politiken.dk por Sergiu Matei):

5 comentarios:

cristian dijo...

Y la Bachelet no se dignó a recibir al Dalai Lama en su reciente visita a Chile, pese a tratrse de una respetada autoridad moral en todo el mundo.
Bueno, los comunistas , aunque sean chinos díscolos de su amado Moscú, son comunistas. Y hay prioridades, ¿no?

Koke dijo...

Otra evidencia de la naturaleza perversa del Partido Comunista Chino.

Cococita dijo...

Interesante tu blog.
En cuanto a tu post...uffff... los comunistas marxistas-leninistas-stalinistas son los peores criminales de la historia.
Y fea la actitud de la Bachelet de no haber recibido al Dalai Lama.
Abrazos.

cristian dijo...

Superzonex: tu idea me parece buena, lo que sí veo que tu te manejas mucho mejor que muchos nosotros en el tema de diseño web. Me parece accesible, dentro de mis limitaciones informaticas, acceder a un sitio como columnista, pero de ahi a organizarlo, creo que es tarea de alguien que sepa del tema.
Existe también despiertachile.cl, un buen sitio, pero que no da pelota a los blogs y a quienes escribí cuando inicié mi blog y ni siquiera me contestaron, motivo por el cual ni siquiera lo tengo de link.
Primera regla: reciprocidad.
Espero tus ideas. Saludos.

Anónimo dijo...

La China marxista sigue asesinando creyentes tanto cristianos como budistas. Y lo seguira haciendo, pues es la naturaleza del marxismo, asesinar y destruir a los que no son ateos.

Saludos.

http://bloganticomunista.tk